¿Te falta energía? Despeja tu vida y tu mente

Isabelle Lecurou

   Uno de los peores enemigos de nuestra calidad de vida y de nuestro desempeño profesional o académico es la falta de energía.

   Cuando padecemos de ella, nuestra primera reacción es procurar activar hábitos y comportamientos que sabemos propicios para tener buenos niveles de energía: nos acostamos más temprano, procuramos comer mejor, tomamos vitaminas y hacemos algo de ejercicio. Sin embargo, ya habrás experimentado que en determinadas situaciones, estas acciones no son de ninguna manera suficientes. ¿A qué se debe?

   Si bien es fundamental que te apoyes en un estilo de vida saludable y estimulante para poder mantener altos niveles de energía, no deja de ser de impacto limitado – y a veces prácticamente nulo – si no haces también un trabajo de saneamiento y depuración en cuanto a todo lo que en tu entorno material y relacional así como en tus pensamientos y emociones te va bajando las pilas.

   En este artículo te voy a señalar por lo tanto qué son y dónde se encuentran esos llamados vampiros o ladrones energéticos que te conviene detectar, aniquilar o mantener bajo control. Por otra parte, te invito a descargar e imprimir el workbook Cómo poner límites a los ladrones de energía, en el cual te comparto recursos muy concretos y efectivos para hacer este trabajo de detección y  saneamiento.

Isabelle Lecurou

 

LOS LADRONES DE ENERGÍA

   Se considera ladrón de energía cualquier cosa, persona, actividad, hecho o pensamiento que consume tu energía pero sin beneficiarte a cambio (1). Te doy algunos ejemplos.

En la vida cotidiana, puede ser:

  • la pila de ropa vieja en el fondo del armario
  • el grifo del lavado que gotea desde hace meses
  • las decenas de revistas viejas que se acumulan y empolvan en el sillón del salón….

En el trabajo, pueden considerarse como tal:

  • la computadora que no funciona y que nadie viene a arreglar a pesar de tus reiteradas peticiones
  • las pilas de expedientes o libros sobre tu escritorio porque no tienes mueble donde guardarlos
  • la agenda que nunca tienes actualizada
  • la gotera en la sala de reunión…

En tus relaciones, puede ser :

  • el vecino o colega que te obliga a escuchar todos los chismes del día
  • el jefe que no te toma en cuenta
  • el jefe o colega que te manda 20 mails o mensajes a cualquier hora del día y de la noche
  • tu compañero o colega que no deja de interrumpirte mientras estudias o trabajas
  • las personas (familiares, amigos, colegas) que descargan su estrés o su armagura contigo
  • las personas (familiares, amigos, colegas) que te responsabilizan continuamente (que no siempre abiertamente) de su propio bienestar.

En tu entorno, puede ser:

  • el ruido de las obras o del tráfico en la calle
  • la podadora del vecino el domingo a las 7 de la mañana
  • el radio de la vecina a las 2 de la mañana
  • los retrasos en los transportes públicos

     Estos son los ladrones de energía visibles, palpables y manifiestos… los más fáciles de detectar y respecto a los cuales puedes rápidamente armar una estrategia de defensa o aniquilación (sí, si, ¡estás en guerra! emoticon-feliz-guino-ojo)

   Pero no te olvides de los ladrones de energía internos, los peores, los que te drenan y agotan con perpetuos conflictos, autocríticas y sentimientos encontrados:

  • el mandato Sé Perfecto (2) que te lleva a encargarte de todo (en la casa, el trabajo, el vecindario), que te impide delegar nada, que te paraliza cuando tienes que producir un trabajo o cumplir con algo de manera urgente….
  • tus creencias y su séquito de pensamientos limitantes  – No  soy capaz de hablar en público; no debo de pedir ayuda; no merezco cuidar de mi primero, etc. –  que te generan miedos, angustias, sentimientos de culpa o inflexibilidad, estados de ánimo todos muy propicios a dejarte exhausto/a y sin resorte.

   Para poder hacerte cargo de tus niveles de energía y mejorar por lo tanto tu calidad de vida, bienestar y desempeño, tienes primero que tomar el tiempo de detectar uno a uno tus propios vampiros energéticos tanto externos como internos. Te recuerdo que en el workbook descargable Cómo poner límites a los ladrones de energía encontrarás herramientas adecuadas para hacerlo

   LOS TRES NIVELES DE ACCIÓN

   A la hora de enfrentarte a todos los ladrones energéticos que habrás logrado detectar e identificar, es importante que seas consciente de lo siguiente: no todos van a responder de igual manera a una misma acción o estrategia de tu parte. De hecho, y dependiendo de la naturaleza de cada ladrón de energía, podrás actuar desde tres niveles distintos:

1 – Están los vampiros energéticos que tú puedes eliminar o controlar con acciones muy específicas:

  • puedes tirar o donar la pila de revistas de una vez por todas
  • puedes pagar de tu bolsillo un técnico privado para que arregle la computadora de tu oficina o puedes optar por llevar tu propia lap-top
  • puedes trabajar en mejorar tu capacidad de organización y planeación para asegurarte de que tu agenda esté siempre al día

2 – Están los que no puedes eliminar pero cuyo impacto sobre ti sí puedes controlar:

  • tu hermana se seguirá quejando a diario de lo mal que le va en la vida
  • el vecino seguirá persiguiéndote cada vez que pueda con sus chismes
  • el trafico en la ciudad seguirá siendo pesado y ruidoso

PERO tú puedes aprender a no sentirte tan afectado por una u otra cosa, puedes idear trucos y alternativas para minimizar o hasta aniquilar su efecto sobre ti. Puedes trabajar en ponerles límites a la personas y aprender a ser creativo/a y proactivo/a frente a las circunstancias de tu entorno.

3 – Para terminar, están los ladrones de energía que no puedes eliminar y sobre los cuales no tienes impacto…

   … por el momento.

   Suelen ser los vampiros energéticos internos (las creencias limitantes, los miedos, los Drivers como Sé Perfecto) y las personas tóxicas y drenantes que son parte de tu entorno inmediato, con las cuales convives a diario o casi, sea en tu vida personal, profesional, social, familiar o amorosa. Es importante que los detectes, que los nombres, que los visualices claramente y aprendas a empoderarte poco a poco frente a ellos. Pero para eso, tendrás que emprender un profundo proceso de introspección, autoconocimiento y autocuidado. Lo puedes hacer a solas – apoyándote por supuesto en los recursos de este blog y en cualquier otra lectura o curso que te ayude al respecto – o para mayor eficacia, lo puedes hacer acudiendo a un coach profesional. 

  Al fin y al cabo, la falta de energía que puedes llegar a experimentar en determinados momentos es de gran ayuda para tu desarrollo personal puesto que te está indicando que tu espacio vital está siendo invadido tanto por enemigos internos como por enemigos externos. Está claro que te toca reaccionar y actuar cuanto antes para despejar el terreno y poder de esta manera empezar a elaborar e implementar un estilo de vida dinámico y vivificante, idóneo para potenciar tu bienestar y tu desempeño.

   Así que !No lo pienses más!

¡Manos a la obra!

¡No te vayas con las manos vacías!

Isabelle Lecurou

 

 

_______________

(1) Fuente: Le processus de construction identitaire – Ecole Européenne de Formation au Coaching Professionnel – Linkup Coaching, Paris, 2014.

(2) Esos mandatos – llamados Drivers o Impulsores de la Personalidad –  son un concepto del Analisis Transaccional del psiquiatra Eric Berne. Remiten a la constatación de que los diferentes mensajes, mandatos o ejemplos que una persona ha recibido en su infancia van determinando de manera muy poderosa (y sin que sea consciente de ello) sus decisiones y comportamientos como adulto. Estos Drivers se pueden agrupar en seis tipos de manifestaciones:  Sé fuerte, Sé perfecto, Date prisa, Complace, Esfuérzate y Ten cuidado. Como te lo podrás imaginar, detectar la naturaleza y manifestaciones del Driver de nuestro cliente en fundamental en un trabajo de Coaching.

Publié par

Coach Profesionnel Certifié - Coach Profesional Certificada Life Coaching - Transition Coaching - Intercultural Coaching

Un commentaire sur « ¿Te falta energía? Despeja tu vida y tu mente »

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion /  Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion /  Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion /  Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion /  Changer )

Connexion à %s