Cómo evaluar, aumentar y potenciar tus niveles de motivación

Isabelle Lecurou

     Cuando tu motivación está por los suelos, no es porque padeces algún (inexistente) “síndrome de procrastinación” (¡ni que estuvieras enfermo!) y tampoco es porque te complaces en una flojera crónica (ya deja de juzgarte tan duramente): es porque, sin saberlo, no estás apoyando tu proyecto sobre los pilares correctos ni activando las palancas necesarias.

   ¿Checamos esto juntos?

¿Qué tan motivado estás el día de hoy?

    La motivación es lo que te mueve, te impulsa a llevar a cabo determinadas acciones de manera perseverante y consistente, permitiéndote así cumplir con tus objetivos y llevar a cabo tus proyectos, pequeños y grandes. 

   Medir tus niveles actuales de motivación es muy sencillo: basta con contestar a esta pregunta sin pensarlo de más, dejando que la respuesta salga por si misma, sea cual sea:

¿En una escala del 1 al 10,

qué tan motivado/a estoy por este proyecto, esta tarea, este objetivo…? 

   Si tu respuesta es 10, por favor comparte tu historia con los otros lectores porque no hay nada más inspirador que escuchar a una persona totalmente alineada y apasionada por lo que hace o planea hacer. Y si no es tu caso, si acabas de evaluar tu motivación en un 8, un 5 o un 3, no te preocupes: te explico a continuación dónde actuar muy concretamente para reactivarte y lograr un nuevo impulso hacia tus metas.

¿Cuándo se puede hablar de motivación óptima?

   Una motivación óptima cumple con tres requisitos fundamentales: 

  1. intensidad
  2. durabilidad
  3. enfoque

    La intensidad es lo que te brinda esta energía imparable y esta capacidad de ponerte en acción pase lo que pase; la durabilidad es lo que permite que dicha intensidad se mantenga del punto A (el momento en que ideas y arrancas tu proyecto) al punto B (el momento en que cumples con tu objetivo); el enfoque es lo que mantiene tu impulso en la dirección correcta, es decir hacia la meta que tú determinaste.

    Tus niveles de motivación bajan cuando por alguna razón, alguno o varios de estos requisitos dejan de cumplirse. De ser los tres, te quedas sin impulso alguno y dejas de tomar acción por completo.

   ¿Esto se puede evitar? Por supuesto que sí: se puede evitar e incluso se puede corregir sobre la marcha. Para lograrlo, tienes que sustentar tu(s) proyecto(s) sobre los tres pilares siguientes.

¿Cómo diseñar un proyecto motivante?

    Cuando le das inicio a un proyecto de alto impacto y largo plazo como lo son el emprendimiento, la investigación o la creación de una obra artística (1), es imprescindible que te dotes de una motivación de hierro, permanentemente intensa y enfocada hacia tu objetivo.

Un proyecto motivante es un proyecto exitoso

y consta de tres pilares fundamentales

   Te conviene trabajar estos tres pilares desde un inicio (es decir desde que creas, diseñas tu proyecto) ya que en su punto de convergencia es donde se van a activar tus niveles óptimos de motivación y por lo tanto tu máximo potencial:

niveles óptimos de motivación

=

máximo potencial

=

mayores probabilidades de éxito

    Un proyecto motivante y exitoso es por lo tanto que proyecto que se fundamenta en:

  1. Tu mayor nivel de compromiso: eres capaz de hacerte cargo al 100% de tu proyecto y de tus objetivos es decir de responsabilizarte de todo lo que ocurra – o no ocurra -, independientemente de las circunstancias externas. Esta postura es muy fácil de honrar de principio a fin cuando dicho proyecto tiene sentido para ti, es decir cuando corresponde exactamente a tus expectativas y ambiciones, a tus necesidades y valores, a tu Visión porque al ser así, te brinda además beneficios extras, relacionados con tu realización plena (más bienestar, más felicidad, más confianza, etc). En cambio, si “compras” un proyecto ajeno, te va a costar muchísimo trabajo mantener un alto nivel de compromiso a largo plazo o si lo logras, será muy probablemente a cuesta de tu salud física y emocional. En otras palabras, para brindarte el máximo nivel de motivación, asegúrate de que el proyecto que vas a iniciar (o el que estás llevando a cabo actualmente) está totalmente alineado con quién eres, lo que quieres y lo que necesitas. De no ser así, ajusta lo que se puede ajustar sobre la marcha o simplemente ponle fin, cierra este ciclo y abre uno nuevo sobre bases más congruentes y estimulantes: un coach puede ser tu mejor aliado en ambos casos.
  2. La medición de tus progresos: un proyecto de gran amplitud como el emprendimiento o la investigación suele ser también un proyecto de larga duración. En importante por lo tanto que desde el principio puedas visualizar el fin (la meta), que seas capaz de marcar sus principales etapas y objetivos intermediarios y que te asegurares de poder llevar a cabo a diario aunque sean micro-acciones estratégicas (2). Esto te permitirá experimentar, sentir y medir muy concretamente tus avances, lo cual es fundamental para nutrir tus niveles de motivación. En efecto,  la confianza que te brinda el poder evaluar con precisión tus progresos es lo que va a nutrir tu perseverancia, tu constancia, tu empeño y fortalecer la durabilidad de tu motivación, fundamental en su optimización. Te recomiendo por lo tanto capacitarte en planeación estratégica y marcarte objetivos a corto, mediano y largo plazo cuyo alcance celebrarás como debe de ser. Prefiere por otra parte la accomplish list a la to-do-list y cada mes por ejemplo, toma el tiempo de anotar todos tus logros y avances: lo que sí hiciste, lo que sí resolviste, lo que aprendiste… lo nuevo. lo diferente, lo sorprendente, lo maravilloso de tu camino personal hacia tus metas. Te sorprenderá ver cómo en el día a día diste muchos pasos hacia adelante.
  3. El disfrute y la pasión por tu proyecto: el placer tal y como lo entendemos en el coaching europeo es un motor esencial para mantener altos niveles de energía,  motivación y enfoque y protegerse del estrés y del agotamiento. Es un elemento tan importante que le dediqué un artículo especifico – Cómo emprender desde el placer y el disfrute (vs. desde el estrés y la angustia) – donde comparto además líneas muy concretas de acción para nutrir desde este enfoque cualquier emprendimiento (en el sentido amplio de la palabra). En la preparación mental de los atletas de alto rendimiento, llevada a cabo por los coaches deportivos, el elemento “placer” es fundamental y puede hacer toda la diferencia entre un atleta y otro en el desenlace de una competencia (estas décimas de segundos tan valiosas al término de una carrera por ejemplo). En mi acompañamiento como coach, invito siempre a mis clientes a sustituir el tradicional enfoque éxito=sacrificio por la perspectiva éxito=disfrute y créeme, les funciona muuuuy bien!

En conclusión

    Si quieres llevar a cabo un proyecto importante, o si estás ahora mismo a cargo de un proyecto importante (tu negocio, tu tesis de doctorado, etc) y te preocupa mantener o reactivar tus niveles de motivación hasta su máximo, de tal forma que tu potencial también se manifieste de manera óptima, revisa estos tres elementos: tu nivel de compromiso, la posibilidad de medir concretamente tus progresos y el disfrute que te brinda cada aspecto de tu proyecto.

   En base a esta evaluación, haz los ajustes o los cambios necesarios para asegurarte de manifestar el resultado plasmado en el primer esquema y evitar a toda costa el guión propuesto en el segundo.

 

Isabelle Lecurou

   Los resultados están en tus manos; tienes ya a tu alcance todo lo que necesitas porque tu motivación no depende de nada ni de nadie más que de ti. Así que por favor, dale rienda suelta a ese magnífico, imparable y extraordinario poder personal que llevas dentro de ti y sigue adelante con ese grandioso proyecto que tanto te llena y entusiasma!

 

¿ERES NUEV@ AQUÍ?

¡NO TE VAYAS CON LAS MANOS VACÍAS!

SUSCRÍBETE Y TEN ACCESO INMEDIATO A MI HOJA DE RUTA

LOS 7 PASOS PARA ALCANZAR TUS OBJETIVOS

ACCEDE A LA HOJA DE RUTA HACIENDO CLIC EN LA PORTADA

flecha

Isabelle Lecurou

________________________

  1. Son solamente ejemplos, relacionados con las problemáticas más comunes de mis clientes
  2. Es decir enfocadas hacia tu meta. De hecho, más vale 2 o tres micro-acciones estratégicas diarias que una acumulación de tareas sin sentido y por lo tanto sin impacto ni resultado: no confundas productividad y agitación. Despeja tu agenda y enfócate.
isabellelecurou

isabellelecurou

Hola, soy Isabelle! Tu profesión es tu pasión y estoy aquí para ayudarte a alcanzar tus objetivos y hacer realidad tus sueños, dándole rumbo a tu vida y sentido a tu emprendimiento. Conmigo, aprenderás a construir tu proyecto profesional desde la pasión y el disfrute y a conciliar realización personal con realización profesional, en beneficio de un éxito profundamente relevante y valioso. Isabelle Lecurou - Coach Profesional Certificada Life Coach para Emprendedores - Español/Français

Ver perfil completo →

Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s