Cómo inaugurar un nuevo capítulo de vida con serenidad y confianza

Isabelle Lecurou

     Cualquier momento del año es bueno para cerrar y abrir ciclos, concluir capítulos de vida y dar por formalmente iniciado el siguiente.

   Es más, en mi opinión, el tradicional Año Nuevo es probablemente el menos adecuado para marcar un supuesto cambio ya que en realidad no corresponde ni a un ciclo natural (como el ciclo marcado por las estaciones del año) ni a nuestro ciclo vital personal. Esto explica de hecho en parte por qué las famosas Listas de propósitos de Año Nuevo se quedan muchas veces sin efecto: no le toca al calendario ponerle fecha a tu proceso de cambio sino a ti mismo. Y para que sea efectivo, más vale que ese momento sea congruente y alineado con tu proceso general de desarrollo y crecimiento.

   Así que la fecha la pones tú porque tú eres el experto, la experta, de tu propia vida y eres quien sabe, quien siente y quien decide cuándo es momento de dar por terminado un ciclo o capítulo de tu vida y cuándo es hora de iniciar la etapa siguiente.

Ritualizar el momento 

   Marcar el paso y transición hacia la etapa siguiente puede hacerse de muchas maneras y definitivamente la más efectiva será la que tú escojas, de acuerdo a tu situación, a tus valores y a tus creencias. Pero sea lo que sea que elijas, lo que sí me parece fundamental es que tomes el tiempo de ritualizar el momento.

Un ritual es una serie de acciones realizadas principalmente por su valor simbólico. Su fuerza radica menos en las creencias que lo sostienen que en la intención y atención de la persona que lo realiza.

   Por eso es una excelente manera de marcar un cambio de ciclo ya que te induce a enfocarte completamente, en cuerpo y alma y durante un momento específico (la duración del ritual en sí), en la transición que se está dando y en el sentido profundo que tiene para ti. 

   Cuando recuerdes ese ritual, tal vez no recuerdes la serie de acciones y símbolos que hayas utilizado pero sí tendrás muy presente y muy arraigado en ti el poder y la energía muy particular de dicha experiencia: un poder originado en la serenidad y la confianza de un cambio decretado en el momento justo.

La ceremonia de las tres cartas 

     Esta ceremonia o ritual te invita en cierta manera a limpiar y escombrar tu espacio interior para ofrecer un lugar adecuado – amplio y acogedor – a todo lo que está por venir.

  Se trata por otra parte de reflexionar respecto a lo que has vivido, experimentado y llevado a cabo durante el ciclo que acaba de transcurrir pero no para lamentarte respecto a lo que no lograste o te fue mal (para qué? Ya pasó) sino para aprender de tus experiencias y sobre todo extraer de ellas todo lo que te podrá ser útil en el futuro: tus fortalezas, tus talentos, los recursos y estrategias que supiste implementar, las personas con quien pudiste contar.

   En fin, es la oportunidad para ti de decidir y visualizar con suma claridad qué quieres vivir y quién quieres ser en el nuevo capítulo de vida que estás a punto de iniciar.

   Empezamos…

     Libera algo de tiempo para poder hacer este ejercicio y asegúrate de que nadie ni nada te vaya a interrumpir durante un par de horas. Es importante que estés en un lugar cómodo y tranquilo. No dudes en poner una música de fondo si eso te ayuda a relajarte y concentrarte.

     Ahora vas a escribir una carta, la cual consta de tres hojas:

  • En la primera hoja, escribe todo lo que has logrado durante la fase que está a punto de concluir: todos tus logros y éxitos (1), grandes y pequeños. Aquí todo cuenta y es importante. Por lo tanto, toma el tiempo de recolectar esos diamantes de tu trayectoria personal y de guardarlos y protegerlos en un lugar especial de tu mente.

  • En la segunda hoja, anota lo que ya no quieres en tu vida: hábitos, estados de ánimo, roles, comportamientos, relaciones, situaciones y circunstancias, actividades, pensamientos… Igual que en la primera hoja, sé exhaustivo/a: abarca todo lo que puedas y apunta todo lo que ya no quieres, ya no te sirve, ya no te hace sentir bien ni te permite avanzar. Anota también lo que tú consideras como «errores», «equivocaciones» tuyas: nuevamente, no se trata de lamentarte y recriminarte sino de hacerte consciente de lo que no te sirvió, de lo que probablemente dificultó tu progresión y crecimiento para por supuesto dejarlo en el pasado.
  • En la tercera hoja, escribe tus deseos, tus sueños, tus metas, todo lo que anhelas, todo lo que deseas que llegue a tu vida personal, profesional, familiar, amorosa… de ahora en adelante. Y hazte un favor: no te limites. Aquí se trata de abrir un nuevo espacio, un nuevo ciclo, de zarpar hacia nuevos horizontes. Tu brújula interna te está indicando la dirección a seguir: simplemente observa y recibe lo que te indica y llénate de la paz y energía que te procura este momento de total libertad.

     Una vez que hayas redactado tu carta, vas a poder llevar a cabo el ritual en sí y de esta manera confirmar y solemnizar el cierre y apertura de ciclos que está decretando. Para darle inicio, te invito a prender una vela pero como se trata de tu ritual, de tu momento, puedes por supuesto acudir a cualquier acción, símbolo o formulación que sea de tu agrado y honre tus creencias.

   Siéntate cómodamente y coloca las tres hojas a tu derecha:

  • Lee en voz alta la primera hoja y conéctate con ese poder personal que te ha permitido alcanzar tus logros. Sé consciente de la suma de recursos y talentos que son tuyos y que te van a permitir potencializar al máximo el ciclo que está por empezar. Pasa la hoja a la izquierda.
  • Lee en voz alta la segunda hoja y conéctate con la sabiduría que tus errores y los aprendizajes que sacaste de ellos te han transmitido. Sé consciente de la suma de experiencias y conocimientos que son tuyos ahora y que te van a permitir potencializar al máximo el ciclo que está por empezar. Pasa la hoja a la izquierda.
  • Lee en voz alta la tercera lista y conéctate con tu capacidad de acción, la que te va a permitir hacer tus sueños realidad. Imagina que ya lo lograste, visualízate haciendo y teniendo todo lo que deseas. Disfruta de las sensaciones que te brinda esta visualización porque ahí está la fuente de tu energía, tu motor, la fuerza que día tras día va a motivar tu capacidad de acción y abrirte camino hacia la vida a la cual aspiras.

   Ya terminaste. Puedes quemar las hojas para simbolizar el cierre del ciclo o al contrario conservarlas en un lugar especial para ti y leerlas de vez en cuando. Es decisión tuya. Ya puedes apagar la vela.

   Yo me retiro. 

_______________

1) ¿Qué es el “éxito”? Personalmente, considero que cualquier conocimiento, evento o encuentro que me haga avanzar hacia lo que es importante para mí y me haga sentir bien conmigo misma y con los demás es un éxito. Pero ésta es mi definición. ¿Cuál es la tuya? Toma el tiempo de aclararlo antes de redactar la primera carta.

isabellelecurou

isabellelecurou

Hola, soy Isabelle! Tu profesión es tu pasión y estoy aquí para ayudarte a alcanzar tus objetivos y hacer realidad tus sueños, dándole rumbo a tu vida y sentido a tu emprendimiento. Conmigo, aprenderás a construir tu proyecto profesional desde la pasión y el disfrute y a conciliar realización personal con realización profesional, en beneficio de un éxito profundamente relevante y valioso. Isabelle Lecurou - Coach Profesional Certificada Life Coach para Emprendedores - Español/Français

Ver perfil completo →

Deja un comentario

Deja un comentario