Emprendimiento y equilibrio vida personal/vida profesional

Isabelle Lecurou

   Lograr el equilibrio vida personal/vida profesional es una aspiración muy presente en el mundo del emprendimiento. Diría incluso que es parte intrínseca de la filosofía del emprendedor : se crea un negocio con el objetivo de disponer de suficiente libertad como para poder diseñar y concretizar un proyecto de vida y un proyecto profesional totalmente a la medida.  

Vida personal y vida profesional: todo está relacionado

   Sobra decir que crear, lanzar y escalar un negocio no es poca cosa : exige claridad, enfoque, paciencia, consistencia, trabajo por supuesto, aprendizajes continuos, repetidos desafíos y los correspondientes altibajos emocionales y fisiológicos que suelen ser parte del proceso.

Mal diseñado – o mal administrado – el proyecto empresarial se transforma en un verdadero ogro, devorador de tu tiempo y de tu energía.

   El propósito inicial – ser libre, ser independiente – se diluye; la pasión de los primeros meses se pierde y la motivación es cada vez más difícil de encontrar y sostener. Lo que había empezado como una hermosa experiencia de vida (crear un negocio para vivir bajo tus términos – viajar por el mundo, tener hijos y pasar tiempo de calidad con ellos, ayudar a un máximo de personas, etc -) se ha convertido en una carga exclusivamente generadora de frustración y estrés.

   Tu vida personal pasó al segundo plano. Todo lo que tenías planeado en este ámbito, también. Pero lo peor es lo siguiente : todo lo que te podría nutrir y fortalecer desde esta área de tu vida está en gran medida sofocado. No tomas el tiempo para cuidar de ti y de los tuyos ni para dedicarte a actividades placenteras que participen de tu desarrollo personal, intelectual o espiritual. 

   Lo malo es que lo que haces – o no haces – en uno de esos dos ámbitos afecta necesariamente al otro. La conexión e interacción entre ambos es constante y permanente. 

Tu negocio no puede crecer si tu vida personal está en un punto muerto. Todo está relacionado» – Marie Forleo

   Y si eres de esos emprendedores totalmente enamorados de su proyecto y apasionados por él, entonces para ti lo contrario será también cierto : « tu vida personal no podrá crecer y no podrás realizarte del todo si tu negocio está en un punto muerto». Nuevamente, «todo está relacionado».

   Por consiguiente, cuando hablamos de Balance Vida Personal/Vida Profesional, del necesario equilibrio que hay que fomentar entre ambas, no nos referimos solamente a una especie de «justa repartición» entre cada una sino más bien y en primer lugar de una imprescindible conexión y colaboración: tu vida personal como sostén de tu vida profesional, tu vida  profesional como  nutriente de tu vida personal… y vice-versa.

Algunos riesgos que no querrás tomar

   Si eres como la mayoría de mis lectores y clientes, en cierta manera ya eres consciente del necesario equilibrio entre vida personal y vida profesional. Pero puede también que seas de los que posponen una y otra vez el resolver esta cuestión en su propia vida. 

   Déjame adivinar: los dos motivos principales por los cuales no te atiendes en este rubro son los siguientes:

  1. No tienes tiempo: no tienes tiempo de dedicarte a nada que no sea tu negocio y proyecto empresarial. Quisieras hacerlo pero (sientes que) no puedes: entre una cosa y otra te la pasas trabajando horas y horas cada día de la semana… y los fines de semana, también.
  2. Tienes miedo: tiempo tendrías si te «esforzaras» un poco más pero te genera mucha ansiedad el no dedicarle la máxima atención a los temas de tu negocio: ¿qué tal si logras conseguir un nuevo cliente? ¿Quién dice que no podrías mejorar este artículo? ¿No será mejor que vuelvas a hacer las fotos que saldrán en las redes la próxima semana? 

   Si bien te entiendo perfectamente – me dedico diariamente a ayudar a personas como tú – te invito a tomar cuanto antes la decisión de vencer tus miedos y darte el tiempo necesario para cuidar de ti en ese rubro porque no querrás dar pie a las consecuencias siguientes:

  1. problemas de salud y eficiencia: fuera de determinantes genéticos o de agentes externos, la salud nace del balance y el balance es una decisión. Sentirse falto de recursos (como el tiempo) o de capacidades (como la de conseguir clientes) es generador de estrés y el estrés siempre se manifiesta con síntomas fisiológicos: dolor de espalda, de cabeza, de estómago, etc. Por otra parte, si eres emprendedor digital, es muy probable que tu tasa de sedentarismo sea muy (demasiada) alta: subiste de peso, tu circulación es mala, tu energía deficiente. Todo esto tiene un impacto negativo en tu productividad y eficiencia, lo que se convierte en un círculo vicioso: necesitas más tiempo todavía para llevar a cabo tus tareas y tu falta de eficiencia te genera aun más ansiedad. Es hora de que cierres la computadora, salgas a caminar un rato y veas las cosas desde otra perspectiva: descansar, hacer ejercicio, pintar o irte a nadar también son constituyentes de tu éxito empresarial.
  2. Dificultades en tus relaciones personales y profesionales: y no solamente por no dedicarle el tiempo suficiente a unas o a otras sino también por no hacerlo desde el estado adecuado: estar presente, escuchar, comunicar, manifestar aprecio o amor, mostrarse disponible, brindar paz o alegría, serenar, estimular, compartir y colaborar… son  muchas las cosas que no podemos manifestar cuando no logramos ese equilibrio tanto externo como interno. ¿Cómo pretendes mostrar atención y disponibilidad si estás cansado y estresado? ¿Qué crees que comunicarás a los demás? Y no hablo solamente de comunicación verbal sino también de comunicación no verbal y de imagen personal: qué tipo de mensajes mandarás a tus clientes y seguidores si tu salud, tu efectividad y/o tus relaciones no son ni un poquito satisfactorias y estimulantes?

   Ahora bien, si vida personal y vida profesional están tan interconectadas como lo subrayamos anteriormente, si lo que pasa en una afecta irremediablemente a la otra, significa entonces que tienes a tu alcance una oportunidad increíble: hacer de cada una el pilar y sostén de la otra y de esta manera potenciar al máximo tus posibilidades de crecimiento y realización. Déjame compartirte algunas pistas de trabajo para que puedas activar este proceso.

Logra el balance con estos 5 pasos

  1. Revisa tu Proyecto de Vida o elabóralo si todavía no lo has hecho. El Proyecto de Vida contesta a una pregunta muy sencilla: ¿Qué es lo que yo quiero ser/hacer/experimentar a lo largo de mi vida? A partir de ahí, te toca tomar decisiones (¿quieres o no quieres casarte? ¿quieres o no quieres tener hijos? ¿quieres montar una o varias empresas? ¿Quieres viajar, vivir en el extranjero o quedarte en tu país? y marcar prioridades (¿Qué quieres primero: crear tu empresa o tener hijos? ¿estudiar un posgrado o vivir en el extranjero? ¿O ambas cosas al mismo tiempo? Es tu decisión, tu proyecto, tu vida.
  2. Alinea Proyecto de Vida y Proyecto Empresarial: tu proyecto empresarial es una parte solamente de tu proyecto de vida, un elemento entre otros. Para que sea sostenible y exitoso, es importante que te asegures de que esté alineado con tu proyecto global, que sea congruente con él, que respete el mismo propósito, los mismos valores y las grandes prioridades que te marcaste.
  3. Aprende el arte de la planeación a largo, mediano y corto plazo: ninguna táctica o estrategia de productividad te servirá de manera significativa y duradera si no sabes a qué vas con eso, «para qué» estás haciendo lo que estás haciendo. Planear exige de ti plantearte una meta, un objetivo, lo cual te permite tomar acción de manera enfocada y estratégica y ser por lo tanto efectivo. Escoge primero tus metas a largo plazo, incluyendo por supuesto las que entran en tu Proyecto de Vida y a partir de ahí, ve desglosando de mediano a corto plazo: cuando te encuentres en este último tramo, sabrás exactamente en qué enfocarte y con qué propósito. Tu planeación le habrá dado cabida a ambos ámbitos, a ambos proyectos y de acuerdo a lo que es importante para ti (tu propósito, tus valores, tus elecciones de vida); es lo que se llama una planeación consciente o planeación con sentido. Y ¿sabes lo que te brinda esto? Tiempo, mucho tiempo libre; energía – la suficiente como para llevar a cabo todo lo planeado – y motivación: la que nace de la total adecuación entre lo planeado y lo deseado.
  4. Diseña un nuevo estilo de vida: todo lo anterior te habrá dejado muy claro en qué fase te encuentras el día de hoy, a qué te toca darle preferencia, qué es lo que te conviene combinar y conciliar y – no menos importante – de qué no preocuparte por el momento. En base a eso puedes decidir qué tiempo dedicarle a cada ámbito durante la etapa en la que te encuentras actualmente y con qué estilo de vida sostener los desafíos que te estás planteando con ella: puede ser pasar tu empresa a fase 3 o tener a otro bebé ¿Me explico? De acuerdo a tu objetivo del momento, tu estilo de vida y tu programa de trabajo se adaptan y cambian, para bien de tu vida personal y profesional, de tu salud y de tus relaciones.
  5. Fortalece tu Poder Personal: un Poder Personal óptimo es garantía de equilibrio interno y externo y de máxima efectividad.  Aunado a lo anterior, te permite potenciar tu Proyecto de Vida y tu Proyecto empresarial y, lo más importante a mi modo de ver, de hacerlo de manera realmente estimulante y placentera. Para no extenderme más, te invito a leer el artículo que le dediqué a esta cuestión: Cómo activar y fortalecer tu Poder Personal.

   Como lo puedes ver, el balance Vida personal/Vida profesional es menos cuestión de tiempo que de intención y atención: no se trata de hacer una repartición matemática tipo 50%/50% porque así no funciona la vida. Puede que hoy necesites dedicarle un 70% a tu empresa y un 30% a tu vida privada y a tu desarrollo personal pero no dejes de preguntarte lo siguiente:

  •  ¿con qué fin?
  • ¿durante cuánto tiempo?
  • ¿con qué estilo de vida lo vas a sostener?
  • y sobre todo ¿cómo vas a asegurarte de que, cual sea la repartición del momento, te está fortaleciendo y encaminando hacia tu realización plena?

¿TU PROYECTO EMPRESARIAL ESTÁ ESTANCADO

Y NO SABES DÓNDE INCIDIR PARA REACTIVARLO?

 

SUSCRÍBETE

Y TEN ACCESO INMEDIATO A MI ÚLTIMA MASTER CLASS

Isabelle Lecurou
isabellelecurou

isabellelecurou

Hola, soy Isabelle! Tu profesión es tu pasión y estoy aquí para ayudarte a alcanzar tus objetivos y hacer realidad tus sueños, dándole rumbo a tu vida y sentido a tu emprendimiento. Conmigo, aprenderás a construir tu proyecto profesional desde la pasión y el disfrute y a conciliar realización personal con realización profesional, en beneficio de un éxito profundamente relevante y valioso. Isabelle Lecurou - Ph-D. Coach Profesional Certificada Life Coach para Emprendedores - Español/Français

Ver perfil completo →

Deja un comentario

Deja un comentario