Esto es lo que hace un emprendedor exitoso y feliz. Parte 1

Isabelle Lecurou

   Si hay una cosa en la cual tú y yo estaremos de acuerdo, es que ya nadie aspira a ser exitoso sin sentirse al mismo tiempo feliz y realizado. Bueno, cuando digo nadie, es cierto que estoy generalizando pero asumo que si estás leyendo este artículo es porque el doble calificativo que le puse a la palabra emprendedor corresponde a esta doble aspiración tuya de lograr una vida a la vez exitosa y placentera, satisfactoria en todos sus ámbitos. En una palabra : plena.

   Es muy probable de hecho que hayas elegido desarrollar tu profesión, oficio o arte de manera autónoma precisamente porque quisiste disponer de la libertad necesaria para diseñar un estilo de vida y de trabajo que te permitieran concretizar esta doble ambición. Y si bien la libertad y autonomía que te brinda el emprendimiento son efectivamente el mejor impulso para una vida a la vez exitosa y feliz, también pueden convertirse en fuente de confusión y estrés si no tienes un plan adecuado, las habilidades oportunas y la mentalidad correspondiente.

   Necesitas un marco en el cual moverte a conciencia y algunos puntos de referencia para no perderte en ese camino de crecimiento y realización. Con este artículo, no pretendo venderte ninguna receta mágica ni táctica imparable: nada que sea rápido ni fácil (con temas así, esto no existe). En cambio, sí quiero compartirte algunas claves de lo que debería incluir tu proceso y trayectoria para que tú también puedas experimentar esa sensación única de realización plena que te embarga cuando logras por fin la sinergia entre éxito y felicidad.

1. Emprende con esta doble meta en mente

   Ambas aspiraciones están presentes tanto en su Visión y Proyecto de Vida como en su Visión y Proyecto Empresarial porque simple y sencillamente no podría sentirse exitoso si no lograra ser feliz y tampoco se podría sentir completamente feliz si no lograra ser exitoso. Por lo tanto, es consciente de que para sentirse plenamente realizado, ha de trabajar simultáneamente en alcanzar ambos estados y ha tomado a consciencia la decisión de vivir y trabajar con este doble propósito en mente. 

   Obviamente, tiene mucha claridad en cuanto a lo que significa cada concepto para él: no ha comprado definiciones ajenas del éxito y de la felicidad sino que se apega al sentido que él mismo le encuentra a estas palabras. Además, más allá de las definiciones, sabe con precisión de qué manera muy concreta se manifiesta y manifestará en su vida y en su emprendimiento el éxito y la felicidad.

   De esta manera, le es muy fácil tomar decisiones relevantes para su vida y su negocio y le es muy fácil poner límites o poner un alto a actividades, eventos y personas que no resuenan con su visión y propósito. Para él, la dificultad radica más bien en lograr el balance entre su doble propósito y ambición y no sofocar una en beneficio de la otra. Este es en parte su mayor desafío.

Se trata de una persona que le da tanta importancia al Éxito Externo (el cual se puede medir en resultados y logros manifiestos, visibles, tangibles como títulos y diplomas, posicionamiento e impacto de su marca, crecimiento de su empresa, estatus, reconocimiento, fama si es lo que busca, nivel de vida acorde a sus estándares, etc) como al Éxito Interno (el cual remite más bien a su estado físico, mental y emocional, a la calidad de sus relaciones, a su impacto en el mundo y al grado de salud, bienestar, satisfacción y orgullo que experimenta siendo quien es y haciendo lo que hace). No concibe desarrollarse personal y profesionalmente sin procurar el balance entre ambos

2 – No puede pensarse a si mismo de otra manera

   Le es imposible pensarse, imaginarse, proyectarse como una persona «solamente» exitosa o «solamente» feliz: es algo que para él o ella simplemente no tiene sentido. No se siente completo si lo que es y hace no respeta este doble propósito suyo. En ese sentido, más allá de una decisión es una verdadera necesidad – es quien es – y es consciente de que si no la respeta y nutre como tal, provocará un fuerte desbalance en su vida y en su negocio.

   Por lo tanto, cada vez que planea o implementa un proyecto o actividad relacionado con su emprendimiento, lo hace desde esta autopercepción y desde la congruencia. Dicho de otra manera, es un emprendedor ambicioso y eficiente, preparado y calificado para desarrollar y escalar su negocio de acuerdo a su plan de tal manera que es capaz de preservar al mismo tiempo la necesaria atención a lo que – tanto dentro de su emprendimiento como fuera de él- le brinda felicidad, tal y como lo entiende él.

Se siente más completo y realizado cuando logra alcanzar una meta empresarial importante desde un proceso balanceado, saludable y placentero. Por otra parte, es importante para él que los logros que le brindan resultados tangibles y medibles como clientes, dinero o seguidores tengan sentido y relevancia mas allá de su negocio. Por lo mismo, no se sentirá satisfecho y conforme con cualquier tipo de cliente, de beneficio monetario o de seguidores. De la misma manera, le es muy difícil mantenerse en un estado de satisfacción y bienestar si no experimenta y lidera un dinámica de cambio y crecimiento: necesita ponerse objetivos nuevos, alcanzar metas, crecer, desafiarse y superarse. Es parte de su identidad.

3 – Es una persona sumamente congruente

   Si bien el secreto de su realización (uniendo éxito interno y externo) radica fundamentalmente en el hecho de que simple y sencillamente así se lo ha propuesto (nunca subestimes el valor de una decisión) y que con ese doble propósito desarrolla su vida y su negocio, la clave número 1 de su logro radica en la perfecta congruencia entre su sistema de creencias y valores y lo que hace en los diferentes ámbitos de su vida.

   Tanto sus logros como la calidad del proceso que lo lleva a ellos respetan, nutren y manifiestan lo que es importante para él: que si la riqueza, la riqueza; que si la fama, la fama; que si la solidaridad, la solidaridad. Amor, ambición, compasión, optimismo, responsabilidad, innovación, sabiduría, aventura, excelencia… la lista es larga y él sabe perfectamente lo que le corresponde, cuáles son sus valores cardinales y cómo traducirlos en acciones y comportamientos impulsores de su crecimiento y éxito. Esta congruencia – fuente inagotable de energía y motivación – es lo que le permite realizarse realizándose, es decir alcanzar sus metas y disfrutar del proceso que lo lleva a ellas: en otras palabras, ser exitoso y feliz.

   Por otra parte, se apoya en una gama de creencias y concepciones que lo impulsan constantemente. Sea como sea que las formule o piense, y sean conscientes o no, esas creencias lo sostienen en cuatro aspectos fundamentales:

  • le permiten creer firmemente que ser exitoso y feliz es posible
  • le permiten creer firmemente que es para él, que se lo merece
  • le permiten confiar plenamente en que es capaz de lograrlo (cuales sean los obstáculos y dificultades)
  • le permiten asumir que lograrlo es 100% su responsabilidad (independientemente de los obstáculos y dificultades)

Esta conexión, esta alineación, entre lo que él es intrínsecamente y lo que hace en los diferentes ámbitos de su vida es lo que le permite sentirse profundamente realizado y feliz. Es, por otra parte, lo único que le permite sostener en el tiempo de manera placentera, saludable y potente el proceso sumamente largo y arduo que implica el desarrollo de su negocio. En efecto, actuar en función de nuestros valores nos permite agilizar muchísimo la toma de decisión por lo cual una persona congruente es una persona segura, eficiente y por lo mismo, motivada y fuerte. Por otra parte, su congruencia – al facilitarle resultados – nutre el sistema de creencias potenciadoras en el cual de por si se apoya, consolidando de esta manera un circulo virtuoso que lo fortalece e impulsa.


   En cierta manera, un emprendedor exitoso y feliz lo es a priori : se trata en gran parte de su decisión y compromiso y de su capacidad de honrarlos a pesar del tiempo y de las dificultades, capacidad que sólo puede sostener desde la congruencia.

   La pregunta es sin embargo cómo logra todo eso? ¿Qué hace concretamente para alcanzar esta capacidad de decisión, ese nivel de compromiso, esta confianza y eficiencia y esta congruencia? Otra duda que surge a veces es si se trata de algo innato, una especie de don o habilidad de la cual sólo algunos pueden disponer o si cualquiera puede desarrollar dichas habilidades y fortalezas.

   Créeme, pocos son los emprendedores exitoso y felices que lo fueron a la primera. Tuvieron que hacerse cargo con mucha determinación y no poco trabajo del proceso que los llevó a ello. Así que veamos ahora, en una segunda parte, cómo concretizar, aterrizar, hacer posible esta doble ambición. 

isabellelecurou

isabellelecurou

Te doy la bienvenida a este espacio 100% dedicado a tu realización personal y profesional. Desde el enfoque del Life & Performance Coaching, ayudo a emprendedores, pequeños empresarios y profesionales de alto impacto (ciencias, arte, docencia e investigación, tecnología, comunicación) a diseñar e implementar el Estilo de Vida (Lifestyle) y de Trabajo (Workstyle) que les permita alcanzar sus metas y hacer realidad sus aspiraciones y ambiciones disfrutando del proceso y haciéndolo parte de su crecimiento y realización plena. Isabelle Lecurou - Ph-D. Coach Profesional Certificada Life & Performance Coaching - Español/Français

Ver perfil completo →

0 Comentarios

·

Deja un comentario

Deja un comentario