Cómo mantener la calma en temporadas de lanzamientos y ventas

Isabelle Lecurou

   «Es una locura, no doy para más», «va a ser un desastre, no lo voy a lograr», «el próximo año me organizo mejor», «hubiera… (empezado antes, planeado mejor, pedido ayuda)»… 

    Cuando las necesidades de tu negocio te obligan a acelerar el ritmo (en temporada de lanzamiento y ventas por ejemplo) y multiplicar las tareas en un tiempo reducido, se disparan automáticamente tus niveles de estrés. Como coach especializada en cuestiones de desempeño, ayudo a mis clientes a entrenar para esos momentos, a prepararse física, mental y emocionalmente para sobrellevarlos de manera saludable y eficiente. Pero soy consciente de que la mayoría de las personas no tuvieron todavía acceso a este tipo de preparación. La pregunta entonces es qué hacer para mantener la calma, controlar hasta donde se pueda los niveles de estrés y seguir con una energía positiva y productiva.

Lanzamiento y estrés

   Una campaña de lanzamiento y ventas es terreno favorable para que varios de los factores generadores de estrés se activen, se acumulen y se salgan de control.

   Entre ellos, éstos son los más típicos así que probablemente estés experimentando algunos ahora mismo:

  1. tienes el tiempo encima y sientes que no te va a alcanzar
  2. Tienes que llevar a cabo tareas muy diferentes de manera casi simultánea
  3. Sientes que no dominas completamente las pautas de un lanzamiento o de una campaña de ventas ¿te falta conocimientos, experiencia o confianza?
  4. Tu mente es un hervidero de pensamientos negativos que no logras detener
  5. Tu estado emocional parece montaña rusa: dos horas arriba, tres horas abajo…
  6. Las expectativas de tu entorno (tus hijos, familiares y amigos) siguen su propio curso
  7. Tu cuerpo tiene su propio calendario (amiga emprendora, suerte con eso)

   Los factores de estrés pueden ser tanto internos como externos, proceder de tu espacio físico, mental y emocional como del entorno familiar, social (las redes sociales llegan a ser muy anxiógenas en periodos así) cultural o económico. Pero cual sea su procedencia, todos te hacen sentir lo mismo:  «exigen» de ti una respuesta inmediata (por lo menos así es como lo experimentas tú) y un cambio rápido en tu estilo de vida y de trabajo.

Mis clientes aprenden a prepararse y fortalecerse para periodos así, de alto desempeño y alta tensión, para poder quedarse solamente con la parte positiva del estrés: la que les da impulso, la que les permite desafiarse, superarse y por lo tanto crecer. 

   Pero para quien no sabe cómo prepararse o ni imagina que se puede hacer, el estrés de un lanzamiento llega con la fuerza de una ola de fondo: desmesurado e impactante. El problema es que cuando el estrés alcanza niveles así, genera cambios físicos y mentales que no solamente impactan en el desempeño y en los resultados sino también en la salud y el bienestar de la persona.

   Hoy, no hay tiempo para el entrenamiento. Es algo que te recomiendo hacer, por supuesto, pero no en época alta: un coaching, en este caso, te puede ayudar a apagar fuegos, resolver crisis y encontrar estrategias para sostener el ritmo pero no para entrenar y prepararte. Así que toma este post como una especie de botiquín de primeros auxilios: ya estás dentro, ya empezó tu campaña. ¿Qué puedes hacer para mantener la calma y mantener al mismo tiempo una energía lo suficientemente alta y positiva?

Este post es para tí si…

  1. Estás en plena campaña de lanzamiento de tu último producto o de tu servicio premium; estás en temporada alta de ventas y promociones.
  2. Físicamente: estas bastante tenso: mandíbulas apretadas, respiración corta, espalda tiesa. También aumentaron tus típicos padecimientos crónicos (dolor de cabeza, de estómago, de espalda, resfriado común..). Para colmo, estás cansado pero llegas a padecer insomnio.
  3. Mentalmente: tu mente parece olla express, con pensamientos negativos en bucle, sazonados con una pizca de ansiedad e irritabilidad. Te pones fácilmente a la defensiva e incluso te enojas más de la cuenta. Pero al día siguiente, te gana la apatía: te sientes estancado y desorientado y ya no sabes qué paso dar. Te cuesta concentrarte, mantener el foco y priorizar.
  4. Emocionalmente, te sientes como en un montaña rusa. No gestionas tus emociones; ellas son las que te controlan a tí y te imponen altibajos agotadores: pasas del entusiasmo al pesimismo, de la confianza a la tristeza, vas con todo pero dudas de todo…

   La época que se avecina requiere de ti que puedas sostener buenos niveles de energía y estrés positivo para poder hacerte cargo de lo que tu negocio necesita. Es un desafío pero no olvides que tus clientes – TU clientela – están ahí afuera, esperando ver qué les tienes preparado este año: no los defraudes.

3 errores que vas a dejar de cometer

  1. El multitasking: y no es tan fácil en este periodo durante el cual sientes que todo es importante y urgente pero si planeaste bien las cosas, sabes que no es así. Por lo tanto, manten la calma, separa y prioriza. No solamente lograrás sacar todo adelante pero además harás un trabajo de mucho mejor calidad ya que le habrás dedicado a cada tarea el nivel de atención y compromiso que le corresponde permitiéndole así a tu cerebro tratar correctamente la información recibida. Si no quieres cansarte, equivocarte y tardarte más de la cuenta, dile adiós al multitasking ya.
  2. El consumismo digital: como bien dice Laura Ribas «o produces o consumes pero no puedes hacer ambas cosas al mismo tiempo». En periodo de lanzamiento y ventas, tú eres el productor y proveedor así que deja de perder tiempo viendo y consumiendo lo que hacen, no hacen o recomiendan los demás. Enfócate en lo que tú estas haciendo y confía en que los meses de preparación (y consumo de información) previa te van a funcionar. No cargues tu cerebro con información adicional que ya no necesitas y que sólo te va a generar estrés y ansiedad. Quita las notificaciones de tu celular y silencia un tiempo en las redes sociales los perfiles que en este contexto no te brindan impulso e inspiración.
  3. El dramatismo: el hecho de que durante un tiempo tengas que trabajar duro o más duro que de costumbre no se puede aparentar para ti a un «camino de dolor y sacrificio»! Cuida tus creencias y tu vocabulario: trabajar mucho no es hacer sacrificios siempre y cuando  1) planeaste bien tu año de tal manera que toda temporada alta va seguida por una temporada de menor actividad 2) amas lo que haces 3) alcanzas los resultados para los cuales te estás esforzando (en este caso, vas a sacar ganancias y hacer crecer tu negocio). Así que cambia el chip: es difícil y cansado, te desafía de manera general pero no por eso ha de ser una situación de sufrimiento y privación que experimentas como una verdadera crisis personal y profesional.

3 hábitos que vas a empezar a tener

  1. Protección o Selfcare: es crucial que en esta temporada estés atento a tus necesidades y que utilices todos los recursos y estrategias que tienes a tu alcance para nutrirlas al máximo. No tienes tiempo para atender toda la gama de tus necesidades, pero con que te esmeres en cubrir de manera adecuada tus necesidades primarias, fisiológicas, estarás bien. La calidad de tu sueño y descanso, de tu nutrición e hidratación, de tu actividad física y relajación ha de ser para ti un no-negociable. Añadido a eso, te conviene fijar límites y decirle un no rotundo a todo lo que interfiere con tus prioridades del momento: actividades, pensamientos, relaciones, hábitos. No podrás con todo en tan poco tiempo pero te apuesto a que si mantienes a raya 2 o 3 ladrones de tiempo y energía, verás claramente la diferencia.
  2. Recuperación: la recuperación es una especia de descanso estratégico. No se trata de soltarte completamente sino de hacer lo necesario para recargar las pilas. En época de alto desempeño, tu cuerpo y tu mente están sobre estimulados y solicitados (ritmo cardiaco acelerado, mente hiperactiva); recuperar es revertir esto para permitir que cuerpo y mente no solamente descansen sino y sobre todo que se reactiven de manera saludable para que puedas continuar. Así que pregúntate: qué puedo implementar para lograr eso? Pasear en el campo? meditar? Regalarte un masaje? Dormir una siesta? Ir a correr? a una clase de baile?
  3. Distracción: tus enemigos no son las distracciones sino las interferencias, esos ladrones de tiempo y energía que te hacen perder el foco y te convierten en una especie de peso muerto. Una distracción sólo desvía tu atención para un tiempo limitado mientras que una interferencia te impide sostenerla de manera adecuada. Así que dile no a un comida demasiado pesada, a una sobrecarga de actividades, a una mala calidad del sueño o a las reiteradas llamadas de tu «amiga» algo tóxica pero sí y mil veces sí a tus hijos que irrumpen en tu oficina, al paseo a orilla del mar o en el cerro con tu pareja, a las mañanas perezosas por los menos un día a la semana y a horarios de trabajo claramente definidos. Relájate, ríete y cuídate y de esta manera podrás confiar que tu negocio está en buenas manos y que tu campaña será todo un éxito.

DESCUBRE CÓMO REACTIVAR TU CRECIMIENTO Y EL DE TU NEGOCIO

   Aquí tienes mi curso gratuito «Tu negocio, tu espejo. Conoce los 6 frenos internos que no te dejan crecer y prosperar» en el que te ayudo a detectar lo que te bloquea y a tomar acción para salir del estancamiento.

isabellelecurou

isabellelecurou

Te doy la bienvenida a este espacio 100% dedicado a tu realización personal y profesional. Desde el enfoque del Life & Performance Coaching, ayudo a emprendedores, pequeños empresarios y profesionales de alto impacto (ciencias, arte, docencia e investigación, tecnología, comunicación) a diseñar e implementar el Estilo de Vida (Lifestyle) y de Trabajo (Workstyle) que les permita alcanzar sus metas y hacer realidad sus aspiraciones y ambiciones disfrutando del proceso y haciéndolo parte de su crecimiento y realización plena. Isabelle Lecurou - Ph-D. Coach Profesional Certificada Life & Performance Coaching - Español/Français

Ver perfil completo →

Deja un comentario

Deja un comentario